Usos

Uso terapéutico


El Reiki tiene efectos positivos en todo tipo de dolencias, y está especialmente indicado para combatir episodios con síntomas de dolor o de ansiedad, y en aquellas dolencias que requieren un refuerzo del sistema inmunitario. También produce mejoras significativas en enfermedades de origen autoinmune. Por supuesto, las patologías deben ser diagnosticadas y tratadas por profesionales médicos, pero el Reiki tiene una larga trayectoria como terapia complementaria y en enfermedades que la medicina convencional no ha tenido los efectos deseados por los pacientes. Y incluso los médicos más escépticos admiten que el Reiki no produce efectos secundarios desfavorables.


Desarrollo personal


El Gokai, los 5 principios del Reiki, constituye una base sólida como vía de crecimiento espiritual y personal. La meditación diaria sobre ellos y sobre los símbolos (para potenciar la concentración y enfocar los objetivos) alejan los sentimientos de baja vibración como el miedo, la ira o el resentimiento, y permiten sintonizar con el "hado", o vibración de amor y armonía del Reiki. 


Armonización interna


Incluso cuando no nos sentimos enfermos, nuestras viejas pautas y los antiguos traumas pueden producir bloqueos energéticos que se traducen en inquietud, desazón, tristeza o malhumor injustificado. El Reiki actúa sobre estos bloqueos para devolvernos a un estado de bienestar mental y emocional, y el bienestar físico es el efecto subsiguiente.